twitter facebook

12.01.17 | Tim y Tom Coronel disfrutaron de un día libre de inconvenientes

Informe: Prensa Maxxis Dakar Team

 

Al cabo de algunas jornadas con pérdidas de tiempo varias, Tim y Tom Coronel completaron la octava etapa del Rally Dakar 2017 sin mayores incidentes.

La segunda parte del tramo maratón que se dirigía ayer (martes) a Salta transcurrió sin que los pilotos holandeses pudieran recibir asistencia de parte de su equipo y debiendo tomar carta en los asuntos ellos mismos en caso de surgir problemas. Tras los contratiempos sufridos el lunes con la presión de aceite, Tom desarrolló esta vez una especial más tranquila.

Las condiciones fueron por demás complicadas, pero sus buggies se desenvolvieron bien en el barro y en la arena pesada por la lluvia caída. Ambos se mantuvieron cerca como para socorrerse por si se suscitaba algún traspié, un planteo que en definitiva se tornaría innecesario debido a que ninguno tuvo percances.

Un alud en la ruta de enlace bloqueó el camino al bivouac salteño y muchos competidores debieron improvisar un campamento en grupo en los alrededores de la localidad de Tilcara. Los organizadores se vieron forzados a cancelar la etapa que tenía previsto pasar por el sitio conocido como “Super Belén” en medio de un recorrido que prácticamente se aproximaba a los mil kilómetros totales.

Entretanto, el ánimo de Tim seguía alto: “¡Lo de hoy sí que salió bien! Me alegra haber terminado las etapas maratón. Nos ingeniamos para solucionar los problemas en el coche de Tom y todo funcionó perfectamente. Transitamos el camino de manera consciente porque la situación era difícil. Esto nos da confianza para lo que resta. Hemos dado otro paso adelante en nuestro rumbo hacia la meta”.


La prueba continúa en la región de la Cordillera de los Andes y afronta días que, se supone, se llevarán a cabo con un calor intenso.