twitter facebook

01.08.16 | Brillante séptimo puesto para Coronel y Farroni

Informe: Prensa TOM CORONEL

Con un imponente marco de público y condiciones del tiempo que descompusieron hasta el diluvio, Tom Coronel y Luciano Farroni llevaron al Peugeot 408 N°26 a un formidable séptimo lugar final en los 200 Kilómetros de Buenos Aires de Super TC2000.

Al holandés le tocó largar frente a una cantidad de espectadores que llenó las tribunas del escenario porteño. Con la carrera en marcha, apenas en la primera vuelta empezó a llover y casi todos los participantes se apresuraron para ingresar a boxes y reemplazar sus neumáticos lisos por los de lluvia.

Coronel salió a pista de nuevo y se mantuvo entre 17° y 19° (la posición en la que había partido). Sin exabruptos, el doble ganador de este año del WTCC (Campeonato del Mundo FIA de Turismo) cumplió con sus 25 vueltas debidamente y le entregó el auto en excelente condición a su piloto titular, Luciano Farroni para la segunda mitad de competencia.

Farroni, motivado y acostumbrado a su medio mecánico, protagonizó una tarea fuera de serie que lo vio avanzar sin interrupciones y en medio del que por momento fue un diluvio hasta los diez primeros, desde donde trepó hasta ser quinto al momento de caer la bandera a cuadros y a pesar de un ruido extraño en el escape de la máquina. Solo un recargo de los comisarios deportivos los relegó a séptimos en el resultado final.

Tom contó: “Sabía que sería una carrera divertida por el entusiasmo que había en el numeroso público desde temprano, pero debutar en los 200 Kilómetros de Buenos Aires de Super TC2000 entre los diez primeros es más de lo que esperaba. Me tocó largar y en el primer minuto empezó a caer una lluvia fuerte. Entré como todos a cambiar las gomas. Creo que si lo hubiéramos hecho un momento antes, hubiéramos ganado más posiciones. Me mantuve en la pista luchando con otros pilotos y controlando que el 408 esté bien hasta que cumplí mi turno. Cuando se subió Luciano, su trabajo fue estupendo. De hecho, ésta fue su mejor competencia dentro de la categoría. Hizo todo bien, pasó a muchos coches con gran ritmo y nos regaló una alegría a todos. Vine a pasarlo bien y termino el domingo en la capital argentina mejor de lo que imaginaba, haciendo binomio en el mejor vehículo particular y mejor Peugeot clasificado”.

Agustín Canapino y Guillermo Ortelli fueron los vencedores con un Chevrolet Cruze oficial. Tom Coronel ahora se enfrenta a una nueva fecha del certamen de WTCC, también en Argentina, pero en el Autódromo de Termas de Río Hondo, el fin de semana próximo.